11 septiembre 2009

Gripe A y el teletrabajo

Después de todo el pánico que se ha desatado con la última de las pandemias que conocemos, la de la gripe A o H1N1 (después de que la famosa gripe del pollo sólo quedara en un susto) se acerca el invierno en Europa.

En Centro y Sudamérica, la famosa gripe se ha llevado por delante varias vidas y además ha generado un montón de bajas o licencias médicas, enviando a los enfermos a sus casas a recuperarse. El problema no está en aquellos que se pegan 3 días de fiebre en casa y que evidentemente no pueden trabajar, sino cuando para prevenir ante más contagios se efectúa un cierre total de los centros de trabajo. Esto se hace partiendo de la evidente base de que la vida humana es lo prioritario.

Tanto en los cierres parciales como totales de las oficinas, son en los que Pedro Sánchez del conocido blog Conexión Inversa, generó un procedimiento ante pandemias bastante interesante. En él viene a decir que dependiendo de la fase en la que se encuentre la pandemia en una determinada organización, se seleccionan a grupos de empleados que se van enviando a casa para evitar ser contagiados; y en fases muy avanzadas, sólo se hace necesario personar a un empleado por cada servicio crítico, hasta que la enfermedad se da por terminada y todo vuelve a la normalidad.

Me gustaría añadir un par de cosas al procedimiento descrito por Pedro, y es que si una persona que ya ha superado la enfermedad, puede tener todas las papeletas para ser la elegida a volver a la vida normal, puesto que quedará inmunizada (al menos mientras solo haya una única cepa) ante la misma.

Por otro lado, y dado la repercusión mediática y aprovechamiento por parte de algunos que va teniendo la famosa Gripe, y como siempre en seguridad, la previsión juega un papel crucial, ya hay empresas que están planificando las consecuencias en cuanto a la seguridad y la funcionalidad de sus aplicaciones en remoto que tendrá el permitir de forma libre, el acceso desde ADSLs comunes contra una organización. La cantidad de servicios que celosamente se protegían mediante costosos equipos, y sólo para acceso interno, los esfuerzos invertidos en DLP, para evitar que en los PCs se puedan pinchar USBs o robar información mediante mensajería instantánea, FTP, adjuntos a correos externos, etc,... todo esto queda fuera de juego ante emergencias de estos tipos. No es de extrañar que aprovechándose de ver en medios de comunicación (o incluso el boca a boca) de empresas que han mandado a todo el mundo a su casa para prevenir, se incrementen los ataques. Ya hablamos de elegir el mejor momento para un ataque tiempo atrás.

¿Cómo evitar este tipo de problemas de seguridad? Prevención. Los vendedores de VPNs (IPSEC y SSL), de centralización y correlación de logs, de herramientas de protección de aplicaciones web, IPS e IDS, etc,... van a tener trabajo extra para comenzar a proteger y monitorizar las aplicaciones que actualmente se custodian para dentro, y habrá que abrir hacia la red de redes de la forma más controlada posible.

No obstante, si la prometida vacuna para esta gripe funciona y es suministrada a un alto porcentaje de la población, toda esta planificación quedará únicamente como resultado de un buen ejercicio de prevención ante contingencias.

2 comments :

Jar0b_ dijo...

La verdad es que has de pensartelo muy bien si vas a tener a alguien trabajando desde casa hasta la red de tu oficina (Por muy segura que sea la VPN).

En el caso de entrar en la fase "Total" que comenta Pedro Sánchez en la que haya que cerrar el puesto de trabajo, los ciber-ataques a empresas se multiplicarían de manera abismal.

Si lo mejor va a ser que nos movamos por la calle con mascarillas, como los japoneses...

Jar0b_ dijo...

La verdad es que has de pensartelo muy bien si vas a tener a alguien trabajando desde casa hasta la red de tu oficina (Por muy segura que sea la VPN).

En el caso de entrar en la fase "Total" que comenta Pedro Sánchez en la que haya que cerrar el puesto de trabajo, los ciber-ataques a empresas se multiplicarían de manera abismal.

Si lo mejor va a ser que nos movamos por la calle con mascarillas, como los japoneses...